Nestlé celebra aniversario 150 con lanzamiento de Klim Fortigrow

Nestlé celebra aniversario 150 con lanzamiento de Klim Fortigrow

(INFORMACIÓN COMERCIAL)

En el marco del aniversario número 150 de Nestlé, la compañía presentó su nuevo alimento lácteo KLIM® FORTIGROW®, con adición de vitaminas y minerales para ayudar a cubrir las necesidades nutricionales de los niños en la etapa de crecimiento, es decir, de 4 a 10 años.

El ingrediente principal es la leche fresca con un aporte nutricional de 13 vitaminas: A, D, E, K, C, B1, B2, Niacina, B6, Ácido fólico, B12, Ácido pantoténico, Biotina; y los minerales Calcio, Hierro y Zinc. Está diseñado especialmente para niños entre los 4 y 10 años que empiezan la edad escolar, ya que sus ingredientes ayudan a que el niño esté más activo, concentrado y favorecen el normal funcionamiento de sus defensas y huesos.

Javier Texidó, presidente de Nestlé de Colombia, señaló que “luego de meses de trabajo e investigación desarrollamos KLIM® FORTIGROW®, como una solución a las preocupaciones de los papás sobre la correcta alimentación de sus hijos en edad escolar”. Este tipo de alimentos lácteos además de ser hechos a base de leche, están adicionados con los nutrientes que el niño necesita para afrontar los desafíos del día a día una vez ingresa al colegio.

Datos históricos sobre Nestlé

La historia empieza en 1866, cuando Henri Nestlé crea un revolucionario alimento infantil y, en 1905, la empresa que había fundado se fusiona con la Anglo-Swiss Condensed Milk Company para formar lo que hoy en día se conoce como el Grupo Nestlé. Esta época ve cómo las ciudades se expanden y el ferrocarril y el barco de vapor contribuyen a la reducción del precio de las materias primas, lo que estimula el comercio internacional de bienes de consumo.

El fundador de Nestlé fue el farmacéutico alemán Henri Nestlé, lanza su “farine lactée” (“harina lacteada”) en Vevey (Suiza). Creada por Nestlé para que la consumieran bebés que no podían tomar el pecho, combina leche de vaca, harina de trigo y azúcar con el fin de frenar la elevada tasa de mortalidad infantil. En esta época, se empieza a utilizar el ahora icónico logotipo del “nido” (“nest”, en inglés).

Share This